21 MESES DE LACTANCIA MATERNA #dialactancia #semanamundialdelactanciamaterna

| 8 Comentarios

Hoy me apetece y puedo escribir, después de unos meses. Han sido unos meses caóticos, con obras en la casa nueva, algún contratiempo familiar… y con Tiaré las 24 horas del día.

Justo hoy empieza la Semana Mundial de la Lactancia Materna, mundialmente se celebra entre los dias 1-7 de agosto, aunque en España la celebramos también en el mes de Octubre, es decir, lo celebramos el doble, cosa que me encanta!

Me apetece compartir con vosotras nuestros 21 meses de lactancia, todo ese proceso de aprendizaje como persona, como mujer, como madre…esos momentos vividos, mientras vas montada en una montaña rusa de emociones, de sentimientos, de tantas cosas…! y esta me ha parecido la mejor forma de celebrarlo!

Llegadas a este punto, echo la vista atrás y pienso en esos primeros momentos… esa primera mirada entre Tiaré y yo. Después de un parto muy largo y un expulsivo larguísimo (ya contaré mi parto), por fin pude agarrar su cuellito precioso de entre mis piernas y sacarla de mi para ponerla sobre mi! Que momentazo!

El tema es que se quedo tranquilita encima de mama, pero no se agarró al pecho, ni lo intentó… después de un rato en la habitación intentó agarrarse pero le era difícil. Pedí muchas veces ayuda a las matronas, enfermeras… no me daban muchas pautas, ni nos explicaban porque no nos estaba funcionando, porque no podía agarrarse al pecho… La primera noche me dejaron un sacaleches y me saqué calostro. Se lo dábamos con el método dedo-jeringa. Por la tarde del día siguiente, me trajeron unas pezoneras y Tiaré se agarró perfectamente, respire y lloré, por fin se había agarrado!

Los tres primeros meses de lactancia fueron un caos. Tiaré pegada a la teta prácticamente a todas horas (aclaro que eso suele ser lo normal), pasamos todas las crisis de crecimiento habidas y por haber, (aquí os lo cuento) horas de peleas con la teta, patadas, tirones, llantos… Fue entonces cuando decidí formarme como asesora, ya que nadie sabía decirme que estaba pasando. Contacte con una asesora de lactancia. Ella me confirmó que mi hija tenía un frenillo submucoso tipo 4, con una movilidad de la lengua bastante reducida. En esos momentos habíamos conseguido casi 4 meses de lactancia materna, por tanto no vi la necesidad de operar (en un futuro ya se verá, aunque no creo).

En mi caso, esos 3 meses fueron los más duros. Después empecé a disfrutar de nuestra lactancia, a relajarme, a dejarme llevar por mi hija. Ella ya era una experta en el tema, la novata era yo!

Por supuesto hemos pasado  noches sin dormir, otras durmiendo mas y otras menos… Épocas de 5 despertares durante la noche y épocas de 1 o incluso ninguno.

Sobre los 15 meses, pasamos una crisis, de unas 3 semanas. No creo que esa fuese una crisis de lactancia, fue mas de tipo emocional. Una crisis de apego. Para nosotras las madres, puede resultar una crisis difícil de entender, incluso de sobre llevar. Nuestr@s hij@s ya no son tan bebés, pero vuelven a comportse como tal.

Tiaré volvió a demandar como cuando era bebé, me pedía teta a todas horas, en cualquier momento o situación. Prácticamente dejó de comer sólidos, solo quería teta y estar encima de mama a todas horas. En ese momento ella empezó a hablar y a expresarse bastante mejor. Entiendo que fue un gran cambio. Empezó a darse cuenta de cosas, a descubrir un mundo nuevo lleno de posibilidades, de palabras, de tantísimsa cosas… y aunque la idea podía gustarle, también le asustaba, y por eso ella volvía a su lugar de referencia, a su sitio seguro… la teta de mama, mama! Así que decidí ponerme en su lugar, intentar entenderla. Acompañarla y amarla más aún si cabe.

Y aquí seguimos, 21 meses después, ella y yo. Desde luego que sin la ayuda de papa, mi marido, mi compañero de vida… no hubiese sido posible. Le agradezco tantísimo todo su amor, su sostén, su acompañamiento… ha sido y sigue siendo nuestro pilar fundamental.

Tiare0212

La pezonera sigue con nosotras, y aunque mentiría si dijera que no me ha molestado,  ya la he aceptado y le agradezco que haya salvado nuestra lactancia. Forma parte de nuestra historia.

Solo quiero deciros que nuestros duros inicios ya han sido compensados con creces. Esos momentos son indescriptibles, mágicos, únicos. Y claro que hay muchos mas momentos, 21 meses dan para muchas risas, llantos, cosquillas, juegos, enfados, bailes… pero esos momentos de teta mágica me superan, me erizan el bello. Me siento única,  poderosa, me siento mujer y madre.

No imagino nuestra historia de otro modo, me encanta tal y como es, con sus subidas y bajadas. No puedo más que agradecerle a la vida, a mi hija por elegirme, por elegirnos… por hacernos crecer tanto, en tan poco tiempo.

Me encantaría que compartierais vuestras historias de lactancia en el blog con todas nosotras, para celebrar esta semana tan especial. Feliz Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Nos leemos pronto!

 

 

8 Comentarios

  1. Nosotras llevamos casi 22 meses y medio de lactancia materna y pensamos seguir hasta que mi hija diga que ya no quiere más teta. De hecho me gustaría tener otro hijo pronto y hacer tándem. María se enganchó desde el minuto 1. Enseguida que salió de mí trepó literalmente hasta la teta y hasta hoy. Al principio yo no sabía nada de lactancia, ya que el grupo de asesoras de lactancia on line se creó bastante más tarde y entonces pasé alguna que otra crisis de lactancia sin saber lo que eran. También tengo que decir que mi marido ha sido y es una parte fundamental del éxito de nuestra lactancia. La teta mágica es lo mejor que hay y punto. Ahhhh!!! Y la labor que estáis haciendo las asesoras es fundamental. Gracias a vosotras cada día aprendo algo nuevo. Y a seguir con el blog. Un beso.

  2. Mos encanta veure’ns reflexats a cada post que escrius! Enhorabona per aquests 21 mesos de lactància meravellosa!

  3. Hola Maria! Recien ahora pude leerte y sentarme a escribirte, sufrimos una gran inundaion aqui x Buenos Aires hace unas semanas atras, pero por suerte… siempre que llovio, paro! como dice el refran!
    Mi Guille ya tiene 1 año, lo cumplio el pasado 6 de agosto… y llevamos 12 meses de teta magica y poderosa! Y como alguna vez te lo conte en alguno de mis comentarios a tus posteos, vos de alguna manera ayudaste a que eso suceda, ya que cuando tuvimos la famosa crisis de crecimiento a los 17 dias de nacido, en plena madrugada a puro llanto me tope con tu blog y con toda la info que en otro lado no conseguia… y agradeci a la vida que exista internet y una tribu de mamas-teteras que tanto me han contenido e informado…
    DAR LA TETA ES ALGO MARAVILLOSO! Y ME HACE MUY FELIZ! Y Guille tambien es muy feliz!
    Asi que me despido con un siempre GRACIAS MARIA!
    Besote desde este lado del charco!
    Jessi.

    • Jessi amor! Mil perdones por estos meses sin responder en el blog. Gracias por tus palabras siempre tan llenas de amor y luz. Un abrazo gigante y espero que estéis muy bien! ❤

  4. La verdad es que al inicio de la lactancia, puede haber momentos delicados pero con un poco de perseverancia y buenos consejos se pueden superar de forma positiva.

  5. Gracias por tu historia.
    Nosotras, mi hija Inés y yo también llevamos 21 meses disfrutando de la lactancia….y lo que quede, pese al desacuerdo de algunos (¡nunca mis tetas levantaron tanto interés!).
    Los comienzos fueron difíciles porque es alérgica a la proteína de leche de vaca y al huevo, y yo comía de todo antes de saberlo. La pobre siempre estaba molesta, hasta que le hicieron las pruebas de alergia.
    Eliminamos lácteos y huevo de nuestras dietas, y todo empezó a ir de maravilla.
    Aparte de la parte emocional, que es….INCREIBLE, nos resulta muy práctico pues no tengo que darle leche hidrolizada, que está malísima.
    Continuaremos hasta que ella lo quiera dejar (le pese a quién le pese), de momento es una de las cosas que más le gusta en esta vida (y a mí también).
    Le tengo que agradecer su apoyo a “superpapi”, que hace que esto sea posible.

  6. Estoy del askimet hasta las narices!!!! Hola ;)

Deja un comentario

Campos requeridos marcados con *.